La vergüenza de la historia – De Tierras de poniente e Insensatez.

timthumb

Es posible que entre estos dos títulos no exista ninguna relación, pero mi cerebro de lector se ha encargado de tejer algunas semejanzas: en mi imaginación las tramas dialogan y se comunican entre sí, se sobreponen a la distancia que además de temporal y geográfica se extiende al terreno lingüístico. El primero, una historia de horror centroamericana. El segundo, la locura y el cinismo del conflicto bélico vietnamita, y el salvaje exterminio de una tribu sudafricana por parte de un aventurero boer.

Se trata de Insensatez (2004) del salvadoreño Horacio Castellanos Moya (1957) y de Tierras de ponientes (1974), la primera publicación del nobel sudafricano J.M. Coetzee (1940).

portadasEn Insensatez Moya relata la labor de un periodista centroamericano, encargado de corregir más de mil cien cuartillas de informes sobre el genocidio de comunidades indígenas guatemaltecas. Una labor que lleva al protagonista y narrador al borde de la locura. A medida que transcurren las páginas salpicadas por los testimonios de los indígenas supervivientes a las masacres –testimonios cargados de imágenes y de lenguaje poético–, la paranoia y los peligros crecen. Una mirada punzante a la Centroamérica de posguerra, todavía llena de violencia e impunidad.

Por el otro lado, Coetzee desarrolla dos intensos relatos que conforman un solo cuerpo. Dos historias que extienden sus vasos comunicante a la manera de Las palmeras salvajes de William Faulkner. En la primera parte, un especialista en psicología militar sucumbe al peso de la propaganda de guerra. La relación con su mujer y el trabajo desempeñado en el conflicto vietnamita, son piezas claves de su perturbación. La segunda parte, trata del viaje y la venganza perpetrada por un colono boer en la Sudáfrica del siglo XVIII. Venganza que se traduce en el exterminio total de una aldea de nativos hotentotes. Una narración que evidencia la deshumanización del hombre civilizado.

Ambas novelas descubren con vergüenza los bajos instintos de la condición humana. La narración posee un tono compulsivo e inquietante, donde la paranoia toma la forma de un personaje más. La violencia, el miedo y la culpa se asoman en cada instante. Los personajes parecen estar bajo el asecho de la locura, luchando contra sus propios temores. Aveces la misma historia parece repetirse en ambos libros, y me recuerda el ímpetu con que el ser humano se suma a repetirla también en la vida real. Durante siglos, sin importar la época, la cultura o el continente, la violencia se ha mostrado sin complejos como parte de la historia humana. Sin duda, el lector debe de estar preparado.


Después de Estrella Distante

Imagen

“Sí, dije, qué triste es la literatura.”

He concluido recientemente la lectura de “Estrella distante”, la sexta novela del poeta y narrador chileno Roberto Bolaño. La novela fue publicada por Anagrama en 1996, tiempo después de “La literatura nazi en América” y precediendo a una de sus obras más importantes: “Los detectives salvajes”. En poco más de 150 páginas Bolaño (ahora figura literaria y fenómeno editorial) desarrolla la historia del poeta y aviador chileno Carlos Wieder, en un relato en primera persona narrado por un sobreviviente del golpe militar chileno de 1973 .

El argumento es sencillo: un grupo de poetas adolescente son testigos de la infamia y del horror que se desencadena después del golpe. El poeta Wieder, piloto de la fuerza aérea chilena, encarna la maldad. Los jóvenes poetas viven la derrota y la tristeza; una tristeza que transciende la vida misma y que en ocasiones es sinónimo de literatura. La única moral de Wieder será la estética, y la muerte la materia prima de sus obras.

Aún estando lejos de los artificios narrativos de “Los detectives salvajes”, Bolaño ya demuestra su particular imaginación. El texto está escrito en una prosa clara, llena de energía y de imágenes singulares. El efecto, no pudo ser más reconfortante. Efecto que por alguna razón siempre (o casi siempre) me provoca este autor; además de proporcionarme una ganas terribles por escribir, o siendo más preciso: de asumir algún tipo de compromiso literario.

Una de las características de la narrativa de Bolaño, es su alto grado de erudición. Basta con observar las constantes enumeraciones y referencias en sus textos. Enumeraciones no solo literarias, sino que van más allá de las listas de libros y escritores, sumando a personajes de la Segunda Guerra Mundial o guerrillas latinoamericanas. Sin duda una prueba más que el escritor debe nutrirse con insumos extraliterarios.

Si alguien me preguntara por una novela corta, fácil de leer y entretenida, no dudaría en recomendarla.


La identidad (cultural) de mi consumo.

He sucumbido a la parafernalia mediática del evento de la comunidad de blogueros, y me he sacado de la manga una pequeña reflexión (cliché, debo admitirlo) sobre el tema en discusión: la identidad.

Empecemos dejando algo en claro, no voy a detenerme en románticas reflexiones metafísicas de identidad. De eso ya deben de haber cientos de publicaciones en el marco de este evento. En cambio, seré breve y evitaré la aburrida retórica que tanto les gusta a ustedes.

Ahora, déjenme reflexionar sobre lo siguientes: “Somos lo que comemos”. Y no se trata de un sermón de un vegetariano moralista. Si no, la (auto) formación de nuestra propia identidad de acuerdo a nuestras preferencias.

Es evidente que como individuos, algunos factores determinantes de nuestra identidad están ajenos a nuestro control (nacionalidad, familia), pero es posible elegir nuestras influencias e incluso nuestros maestros. Es decir, tengo total control de elegir lo que consumo: música, literatura, cine, etc. De escoger con sentido crítico lo bueno y lo superfluo para mi formación. Y no quiero limitarme unicamente al ámbito artístico, creo que esta premisa puede extrapolarse al ámbito humano, incluso al desarrollo de la personalidad.

Aquí se nos hace evidente (en parte) la importancia de la cultura en nuestra sociedad, ejerciendo una influencia determinante en su desarrollo. No está mal divertirse con la industria del entretenimiento (civilización del espectáculo diría el nobel Vargas Llosa), pero debemos de preocuparnos por consumir cultura (que también entretiene) y por qué no, invertir tiempo en la educación de nuestra sensibilidad artística.

Ejemplifiquemos para dejar clara la cuestión: Pensemos en un referentes artístico de nuestra vida. En mi caso Roberto Bolaño (tal vez mi escritor favorito en esta etapa), si indagamos sobre su proceso de formación, nos daremos cuenta que tiene por detrás una larga (extenuante) lista de lecturas formacionales, desde Rimbaud, Proust, pasando por Borges, hasta llegar a Nicanor Parra. Es evidente que no hubiera desarrollado su estilo, o su personalidad como escritor (o persona) de la misma manera si se hubiera dedicado a leer a Isabel Allende o Corín Tellado.

Hasta aquí creo que mi punto está claro. Podría seguir dando ejemplos y desarrollando un tratado sobre la influencia y la identidad artística, pero dije que sería breve y que le ahorraría el discurso. La reflexión está servida y ustedes son libres de elegir. Yo me voy a preparar mi almuerzo.


Snobismo musical

Wikipedia define al termino snob de la siguiente manera:

… se denomina a una persona que imita con afectación las maneras, opiniones, etc. de aquellos a quienes considera distinguidos o de clase social alta para aparentar ser igual que ellos… Deseosos de pertenecer a la élite, los esnobs tienden a reproducir el comportamiento de una clase social o intelectual a la que consideran superior. Muchas veces imitan las características de esta clase, ya sea en el lenguaje, los gustos, las modas y estilos de vida. Al mismo tiempo tratan con desprecio a los que consideran inferiores. http://es.wikipedia.org/wiki/Esnob

Aquí había un breve comentario de mi parte, pero su prosa era digna de vergüenza. Pronto volveré a escribir sobre ello.


Apuntes sobre Carl Sagan

Dr. Carl Sagan

Recientemente terminé de leer “Cosmos”, el libro publicado en 1980 por el famoso físico, astrónomo, escritor y divulgador científico Carl Sagan, basado en la serie de televisión homónima. Éste es el segundo título de este autor que leo, junto a “El mundo y sus demonios”; y puedo afirmar (desde mi opinión personal) que son el tipo de libros que te dejan marcados.

Para empezar, debo de dejar claro que Carl Sagan solamente escribió un solo título de ficción, una novela llamada “Contacto” y que sus demás publicaciones son únicamente de carácter científico. En “El mundo y sus demonios”, hace una defensa del pensamiento crítico y escéptico, a la vez que elogia el método y el conocimiento científico. En “Cosmos”, realiza un recorrido en dimensiones y tiempo, desde los átomos que conforman la materia hasta los grande cúmulos de galaxia del universo conocido; desde el Big Bang, pasando por la síntesis y evolución de las primeras moléculas de vida, hasta el desarrollo de la radioastronomía. Siempre manteniendo vivo un gran sentimiento de asombro por las maravillas del cosmos, pero siendo prudente haciendo uso del pensamiento crítico tan necesario para la ciencia.

¿Pero por qué menciono que estos libros han dejado huella en mi?. Creo que decidí estudiar ingeniería, debido a cierta curiosidad por conocer como funcionaban ciertas cosas (particularmente el software de computadora), recibí clases de matemáticas, cálculos, física y programación, las únicas materias que he disfrutado. Desde entonces mi curiosidad ha aumentado, y he experimentado el placer por encontrar explicaciones lógicas y racionales pero a la vez demostrables mediante la experimentación. Sin duda estos libros han contribuido a ver el mundo de forma distinta, ya no como algo que es imposible entender, si no todo lo contrario. El pensamiento crítico/escéptico es fundamental en nuestra vida, debido a que saber diferenciar lo real de lo aparentemente real es sumamente útil e importante. Han sido una lección de humildad, nuestra especie no parece ser tan importante comparada con las dimensiones del universo, pero aún así nuestra vida es un proceso increíblemente hermoso. A tal escala los problemas/conflictos entre individuos de la misma especie parecen ser triviales, es como diría Carl, la visión cosmológica.

Del mismo modo, el recorrido histórico realizados desde los grandes sabios jonios, la biblioteca de Alejandría, Giordano Bruno, Copernido, Kepler, Galileo, Newton, Marxwell, Faraday, Einstein, etc, nos dice que la ciencia es imperfecta, pero se autocorrige siendo sin duda la mejor herramienta que poseemos para entender lo que nos inquieta.

Acá dejo el primer capitulo de su serio Cosmos. Y ahora vuelvo a la ficción de costumbre con Kafka y Hemingway, salud.